30.5.11

Abre los ojos.

Síndrome de Diógenes mental, guardando en su cabeza toda la basura que le echaron encima en el pasado. Pasa a recogerla el camión de la basura rojo de dos pisos de la línea 21-A. La silueta del cadáver de sus inseguridades pintada de blanco en el techo con tiza. 
Esnifando ántrax. Cartas en el buzón con los sellos empapados en ácido. Imaginando con John y tripeando con McCartney. Yesterday olvidado y el submarino amarillo sumergido en la bañera con espuma rosa del segundo B.
Del Ready to die al Ready to fly, siendo Notorio y ella Faith, siendo notario y dándole fe.Ricitos de oro matando a los tres osos y quedándose con la mejor cama, durmiendo con la boca abierta siendo a mí a quien se le cae la baba. Secuestrada. Síndrome de Estocolmo de una rota que se calma con el vaso de Jäger. Vestida de blanco para decir no al compromiso. Dedo anular usado no precisamente para llevar anillos, al lado del corazón pero no pueden tocarse directamente. Simbólico. 
Lo más fácil parece anularlo pero es imposible.
Como ese amor ciego por una perra, en el que el ciego no lleva un palo sino muchos. Hasta que uno de ellos es tan fuerte que hace caer la venda clavada por la carpintera impostora disfrazada de enfermera.
No te mereces pasar por eso  y tú no mereces pensar eso. 
Abrid los ojos, si no queréis quedar ciegos para siempre.

"No hay por qué impedir que llueva, hay que saber llevar la lluvia"

2 comentarios:

  1. Jope, me ha llegado. Eres increíble, tienes una forma de escribir muy peculiar y eso me encanta, muchos quisieran :)

    Y la foto que has subido también me ha gustado mucho^^

    un beso grande.

    ResponderEliminar
  2. La lluvia se lleva mejor debajo de un paraguas los domingos antes de comer viendo pasar a la gente desde un banco.

    ResponderEliminar