23.5.11

Poesía de depuración.

Doliéndome algo que no tengo, como cuando a ese veterano de guerra le pica la pierna que perdió. Poesía antidepresiva  influida por Tyler, pastillas y un beat de GZA. Bebiendo mi semen en un tetrabrick con una foto de ella en el envase y un “Desaparecida” en el pie de foto.  Susurrando canciones tristes al oído como el señor Rubio. Mi vida en el maletín de Pulp Fiction y mi cuerpo en el maletero. Ouijas para hablar conmigo mismo y recordarme que estoy vivo, llorando como Charles, al recordar aquella ducha. Cortando las venas de mi muñeca, hinchable, que está rota y ya no hincha. Gritando sin sonido porque me corté las cuerdas vocales en la última terapia.

Tumbado en el diván de la consulta, la terapeuta encima desnuda y ahora es ella la que grita. Corriéndonos por patas , escapando de la mano de este texto, reventando a puñetazos los cristales del reloj.

Solo es poesía de depuración, como una regla del alma, echando fuera los malos sentimientos que ya no necesito… como un universo paralelo de palabras, un universo basurero donde echar toda la mierda que llevo dentro, envuelta en regalo y escrita en papel higiénico.

1 comentario:

  1. Ojalá y existiera ese universo del que hablas, y si ya existe, podría formar parte de él?

    un beso grande(:

    ResponderEliminar