11.6.11

Recuerdas.

“Recuérdame que sigo vivo si me olvido.” o recuérdame por qué te pido que me lo recuerdes. Por qué elegí escalar por un hilo dental resbaladizo con restos de caries si al lado había cuerdas con arneses de seguridad. Al final del hilo hay algo, al final de las cuerdas solamente hay más cuerda. Si me cayera podría agarrarme a una, pero echaría tanto de menos sentirme vivo intentando escalar que acabaría por atármela al cuello y dejarme caer. Como en las imágenes de la cartera de Wong. Del error al terror por el terror al error… y amor también rima con eso. Mucha arena en el reloj, la aguja del minutero clavada en el nervio pulpar. Aguja para la anestesia y arena para castillos. Todo depende del cristal con el que se mire.
Lord Drama. Lady Maga. Cada loco con su tema  temor. 
No sé cuál es el loco de los dos. Ni cual es la cuerda y quién escala. 
3+2 ó 2+3. Quérote o Te quiero. Da igual.
Cada casilla como meta porque ya ganamos la partida.


"...y es tanta la ventaja que les llevo... que para ponerme a su altura tendría que empezar de nuevo"

3 comentarios:

  1. Me gusta, sigue escalando o sólo espera, com tú prefieras, pero si abres tú la vía va a ser más fácil para ella. Y la locura? Eso es lo de menos, ¿a quién le importa enloquecer?, ya estaremos cuerdos cuando muramos. Besos, te sigo.

    ResponderEliminar
  2. Dios... no seguir este blog es pecado.
    Me encantan tus entradas me las he leido todas.
    Un besazo y enhorabuena

    ResponderEliminar