1.8.11

Me has conocido en un momento extraño de mi huida.

Le quitamos a la vida la V. de la vuelta, grilletes de tren y billetes a una cárcel sin orejas. Ojeras permanentes y hoyuelos en sonrisas , las prisas entre dientes con pausa en pleno vuelo. Suelos en el techo en falta de otra cosa, en los que el gato de la curiosidad  lleva 7 vidas cayendo de cabeza. ¿Feliz? No, tréboles de cuatro hojas de afeitar, contar las manchas del techo o los lunares de su espalda.
Espejos rotos contra la ventana de la mala suerte, en los que ponía un te quiero pintado con su rimmel, “el tic-tac dicta” pero no nos da tiempo a tomar nota, la clave es Sol y la gota llenó el vaso por pedirle peros al colmo.

Contando lecheras para dormir, se me cuelan desconocidas , detrás tengo grillos cambiando el cri cri por crisis y biters aprendiendo a escribir como suicidas. Billetes de ideas y vueltas de cabeza en la estación, pasar de revolución a evolución al olvidarse de la R. , fumarse la L. y enamorar a la inicial que está separada de la V. por un TU.
El fin justifica que rompa tus medias y tus medidas son la contraseña para abrir la última maleta deshecha de mi vida, nos beneficiamos a la duda, tú sigue arrodillada rezando, tranqui que yo te aviso cuando tengamos que fugarnos en el coche con los cinturones de inseguridad puestos.

“Me llamo Victor y tengo un problema” y es que mi alma gemela se convirtió en siamesa,  los de románticos anónimos dicen que no pueden hacer nada y V. dejó para siempre de creer en para siempre. Pedí un préstamo de interés y me pisaron los talones, cerró el telón pero no acabó el teatro. Siempre nos quemará Paris, media gallega de Madrid, Amelie Poulain con disfraz de Summer Finn.

8 comentarios:

  1. Venga, la próxima la T, coleccionista.

    ResponderEliminar
  2. Jo, me gustó mucho tu entrada, la he tenido que leer y releer y es que saltas por los temas y se hace dificil seguirte. No, ni siete vidas ni nada de otro mundo, ve a ese París que arde y busca tu Amèlie, tal vez encuentres a Adèle a punto de saltar y jamás Víctor tendrá que volver a románticos anónimos, pues ella jamás sería siamesa y siempre deja respirar.

    ResponderEliminar
  3. jodidamente perfecto, guiños a rafael lechowski, juegos de palabras por doquier... te sigo sin duda ;)

    ResponderEliminar
  4. Un juego de palabras fantástico.
    Sigues en tu linea , entrada sublime.

    ResponderEliminar