9.11.11

Paredes.

No sé si estas paredes me estrangulan o me abrazan,
llevo todo el día con la canción de tus ojos en la cabeza,
mi mente tararea tu mirada todo el rato
y en las manos se me deshace todo el amor que nos hicimos.

Hay olas en los charcos del suelo de la habitación
y yo hago surf en la tabla de multiplicar de la palabra:
Hablo por hablar, lloro por ella
río por lo que fuimos y me lamento por lo que ya nunca seremos.

Una laguna mental se forma con saliva en la almohada
y un barco choca contra el iceberg del subconsciente,
porque cuando el rio sueña, las pesadillas se pelean por tenerme
como aquella vez que nunca peleé por olvidarte y aún así lo hice.

Se me arrugó el corazón de tanto disfrazarlo de cerebro,
me corté las manos con los platos
porque aprendí que era más cómodo romperlos que limpiarlos.

También aprendí solfeo del silencio,
a estornudar con los ojos abiertos para seguir mirándote,
a reír a lágrima muerta y afinar los portazos en No sostenido.

Pero el pasado se fue a por tabaco
y entre estas cuatro paredes 
solo quedamos mis recuerdos y yo,
inmortales hasta que alguien demuestre lo contrario
o hasta que otros recuerdos cometan canibalismo.


5 comentarios:

  1. "a estornudar con los ojos abiertos para seguir mirándote"...

    pffffffff

    ResponderEliminar
  2. "Se me arrugó el corazón de tanto disfrazarlo de cerebro." Genial cómo resumes el conflicto interno de aquellos que no gozan de amor correspondido.
    De lo mejor que he leído en las últimas horas. Sencillo y verdadero; tierno y desolador.
    Mil y dos enhorabuenas.

    ResponderEliminar
  3. eres mi mayor inspiracion.

    ResponderEliminar