12.9.16

D1.

Querido diario:
hoy tampoco.
He seguido todos mis propios consejos
porque he oído que nunca se es lo bastante viejo para darlos
ni lo bastante joven para recibirlos
así que creo que estoy en la edad óptima
para escucharme a mí mismo.
He seguido todo eso que la gente llama sueños
me he animado durante toda una temporada
a levantarme,
seguir,
motivarme,
disciplinarme,
olvidarme,
he intentado todo
y me ha servido para distraerme de pensar
en que haga lo que haga
nunca
nunca
nunca
llegaré, porque
una química en mi cerebro decide lo contrario
y ahora sólo quiero drogarme,
hasta que vuelva el optimismo.

El progreso,
es eso que te motiva;
he llegado a esa conclusión después de pasar semanas
automedicándome en forma de leer métodos de motivación
que por lo visto habían funcionado a alguien
aunque no recuerdo si fue mi yo optimista
o mi yo drogado el que se los creyó.
¿Qué le había funcionado a quién?
¿Cómo ser mejor?
Seinfeld tenía un calendario grande
en el que tachaba cada día y seguía escribiendo
diariamente
por no romper la cadena,
Buster Douglas fue el primero en tumbar a Mike Tyson
porque su madre
(
que había presumido en la peluquería de que su hijo lo haría
)
murió dos días antes de la pelea.
Pero miento, no es el progreso
lo que motiva
es la emoción que acompaña al progreso
y cuando nada lo acompaña,
por culpa de algo que no controlas
sientes lo mismo quieto que en movimiento,
estás igual de cansado
al final del día
como si hubieses avanzado
todo lo que no has avanzado
en años.
(
imagino que es por
esto
por lo que la gente con
esto
se suicida
)
He pensado en compartir el peso,
quiero gritarle a alguien al oído lo que me pasa
pero no quiero que nadie más frene.

Querido diario:
la pared tiene razón
querido diario:
por qué
querido diario:
por qué yo
querido diario:
por qué a mí
querido diario:
hoy he roto la cadena,
querido diario:
el árbitro está terminando la cuenta
querido diario:
yo sigo en el suelo.


1 comentario: